Transformación de 2×2…2×1 por Mikel Azkorra

mikel azkorraLos entrenadores solemos tratar de analizar todos los aspectos del juego, todas las situaciones, en todos los puntos posibles del campo, con las diferentes combinaciones en cuanto a participación de compañeros y rivales y nos devanamos los sesos diseñando ejercicios para que nuestros jugadores sepan afrontar con plena garantía cada uno de esos momentos.

Así, queremos que cuando el balón está en nuestra pierna hábil, y un compañero se encuentra corriendo a nuestra izquierda a unos 120º y a una velocidad progresivamente acelerada y el rival se halla posicionado de manera que la línea de pase tiene una probabilidad de ser cerrada del 67% y…. ciencia ficción.

Evidentemente es un planteamiento exagerado de mi idea y en la realidad no es así. Solemos simplificar (lo que es un mecanismo cerebral necesario para nuestra supervivencia) y así conseguimos aprender por semejanzas.

Si añadimos que la mayoría de los entrenadores no disponemos de mucho tiempo para entrenar, parece que conviene que tengamos un concepto sencillo que nos facilite nuestra labor.

En este sentido el 2×1 es una simplificación que utilizo para hablar de cualquier aspecto ofensivo. Ricardo me pide centrarme en la transformación del 2×2 a 2×1.

Partimos de la idea de que no podemos hacer lo que beneficie a los defensores. O sea, en función del planteamiento defensivo que planteen, debemos dar una respuesta u otra.

1.- Ante defensa en zona, la conducción del balón y la colocación del segundo atacante buscarán el mismo espacio, de forma que lograremos la superioridad.

2.- Ante defensa individual, cada atacante tiene una solución:

  • el poseedor del balón puede conducir hacia el marcador de su compañero, juntando a ambos defensas, lo que funcionalmente hace que sean un solo jugador y que un movimiento de ruptura del compañero sobrepase esa oposición
  • el que da apoyo puede generar la superioridad, mediante fintas y/o desplazamientos hacia el poseedor del balón

Por supuesto, otra solución sería la combinación de ambas actuaciones.

3.- Ante defensa mixta, habría que abandonar el espacio del que realiza su función en zona, sea o no el poseedor del balón.

4.- Ante defensa de cambios, los movimientos de ruptura deben ser cortados en el momento en el que el rival suelta a su oponente generando el 2×1.

Muchas gracias @MikelAzkorra por compartir conocimientos.

“No hay que confundir nunca el conocimiento con la sabiduría. El primero nos sirve para ganarnos la vida; la sabiduría nos ayuda a vivir.”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>